Danny Arias fue el invitado que protagonizó la cuarta edición de la dinámica “Conoce al Talento Saurio”, vía Instagram LIVE. El ala-pívot caraqueño de padres orientales fue entrevistado por Kelvin Caraballo. Durante una amena charla entre dos amigos, Arias contó cómo decidió jugar baloncesto y qué lo ha motivado a seguir adelante en su carrera.

De las pistas a los tabloncillos

Antes de jugar baloncesto, Danny Arias practicaba atletismo. Desde niño realizaba dicha práctica, tenía los dotes para ello. Sin embargo, un repentino “berrinche” cambió su vida por completo.

Recuerdo que estábamos en la redoma de La India cuando me puse malcriado e insistí que quería jugar básquet. Estaba con mi madre, que venía de trabajar y estaba cansada, pero de igual forma me fue a inscribir en ese mismo momento a la escuelita”. Así comenzó su historia en el deporte de las alturas.

El joven de 23 años reside en La Vega, parroquia que está relativamente cerca de Cocodrilos Sports Park, sede de la escuela de la franquicia sauria. Para el momento en el que tomó la decisión, apenas tenía 12 años.

Comencé a los 12 años en la escuela de Cocodrilos de Caracas. Miguel González fue uno de los entrenadores que más me animó mientras daba mis primeros pasos”. Es un talento saurio de pura cepa. Con más de una década en la institución se ha consolidado como un jugador valioso para el presente y el futuro de la misma.

Experiencia como profesional

Danny Arias debutó con Cocodrilos de Caracas en la temporada de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) 2017. También gozó de tiempo de juego en el año siguiente. A partir de ese momento ha vivido grandes experiencias que lo han hecho madurar como profesional.

Fue llamado desde Perú y en dicho país tuvo mucha continuidad. “Estar en Perú fue una experiencia muy linda. Un equipo me contactó después del último partido de LPB en mi primer año como profesional. Le dije al coach Néstor Salazar que quería ganar más experiencia y probarme en otro país”.

No obstante, la experiencia que más lo marcó la vivió en Venezuela, disputando la Serie A. “Fui elegido como sexto hombre del año. Eso me hizo madurar y llegar con otra mentalidad cuando jugué la LED 1”.

La clave de la constancia, según Danny Arias, es prepararse mentalmente previo a cada práctica. “Cada noche cuando llego a casa me pongo a pensar en las jugadas, en lo que debo hacer para tener un buen desempeño: cortinas, movimientos sin balón”.

Arias se mantiene en forma, preparándose para la reanudación del baloncesto venezolano. “La mayor parte del tiempo he trabajado en casa con los ejercicios que nos ha recomendado Rafa (preparador físico). Estas últimas semanas, siguiendo todas las medidas de bioseguridad, he realizado trabajos individuales”.

Preguntas ping-pong

¿Qué recuerdas de tu debut?

Estaba muy ansioso, tenía muchos nervios. En ese punto asimilas que ya no estás jugando categorías menores, estás jugando con hombres, tienes que ser lo suficientemente maduro para ello. Gracias a Dios me fue bien, hice el trabajo en los minutos que jugué.

¿Cuál es tu jugador venezolano favorito?

Néstor Colmenares es mi jugador favorito venezolano. Siempre lo he admirado.

En la NBA, ¿a quién admiras?

Mi jugador favorito es Jimmy Butler. Pero en la final le voy a los Lakers, porque está el “King” (risas).