En la tercera entrega de la dinámica “Conoce al Talento Saurio”, vía Instagram LIVE, el experimentado piloto Yochuar Palacios entrevistó al alero Omar Márquez. El mirandino de 20 años es una de las promesas más jóvenes de la organización sauria. Aún sin debutar con la casaca caraqueña ha representado al país en torneos internacionales. Conozcamos su historia.

Omar Márquez arribó a la franquicia Cocodrilos de Caracas en 2017. “Después de años con las filiales saurias, este año tuve la oportunidad de hacer el equipo”. Márquez fue uno de los preseleccionados que se encontraba practicando con el resto de dirigidos por Nelson Solórzano de cara a la temporada 2020 del baloncesto profesional venezolano.

Orgullo mirandino

Márquez proviene de una comunidad de deportistas. Ello ha contribuido a que se sienta sumamente orgulloso de las veces en las que ha representado tanto al estado Miranda como a Venezuela.

Representé a mi estado desde la categoría mini-basket hasta el equipo juvenil. Fueron experiencias muy bonitas que recuerdo con mucho cariño. Me identifico mucho con el hecho de ser mirandino”, señaló.

El primer balón se lo dio su padre. Y sus primeras canastas las encestó en el Gimnasio “Luis Navarro” de Los Teques, de la mano del entrenador Leonardo Acosta. “Mi más grande influencia fue mi padre, quien jugaba baloncesto junto a mis tíos. Ellos me llevaban a los partidos y me incentivaron a jugar”.

Omar Márquez ha representado a Venezuela en tres ocasiones: en un Sudamericano juvenil en Perú, en los Juegos Sudamericanos de la Juventud en Chile y posteriormente en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Argentina. Esta última, la mejor experiencia que ha tenido el novel atleta. “Representar a tu país es lo mejor que le puede pasar a un atleta. Es la experiencia más bonita. Escuchar tu himno en otro lugar es especial”.

Transición a escolta

El hoy alero de 1.92m está trabajando para establecerse en el puesto de escolta. “He pensado en convertirme en un escolta natural. Quiero establecerme de esa manera en la liga. Es por eso que estoy trabajando en mi lanzamiento y corriendo la cancha de mejor manera”.

Márquez también señaló que debe ser más versátil en cuanto a sus fundamentos, por ende, busca mejorar el uso de su mano menos hábil, la izquierda.

Preguntas ping-pong

¿Cómo te dicen y por qué?

El Patrón de Los Teques. Como es mi zona de origen conozco a muchísimas personas y por donde paso los saludo a todos sin excepción (risas).

¿Cuál es tu experiencia más remarcable?

En Argentina, después de haber perdido ante Brasil, se me acercó una familia, y la niña de la misma lloraba porque habíamos perdido el juego. Nosotros teníamos unas pulseras que nos había obsequiado el instituto. La tomé de la mano, le ofrecí mi pulsera y le pedí que no llorase. Al momento me hizo caso.

Sus padres se acercaron y me dieron las gracias. Me dijeron que la humildad es algo fundamental en el deportista. Es la anécdota que más pienso en mi día a día.

¿Tienes ídolos en el baloncesto?

Podría decir que sí. Me gusta mucho como juegan Dwight Lewis-Padrón y Heissler Guillent.

¿Equipo favorito de la NBA?

No tengo equipo favorito. Sí soy fanático 100% de LeBron James, puedo decirte que empecé a ver la NBA gracias a él.

¿Mayor satisfacción a nivel deportivo?

Representar a Venezuela, definitivamente. Pienso que para un deportista escuchar su himno en otro país es lo mejor que le puede pasar.

¿Qué te gusta comer?

Soy fanático de la pasta y la pizza. Me gusta comer comida callejera.

¿Qué le gusta hacer a Omar?

Me gusta mucho escuchar música, compartir con mi hija y con mis sobrinos. Cuando no estoy entrenando veo videos de la NBA. También soy muy aficionado de las redes sociales.

¿A qué otras personas le agradeces por su ayuda durante tu camino?

Debo mencionar al coach Armando Rondón, quien fue un gran impulso y me motivó a tomar mayores responsabilidades dentro de la cancha. De igual forma le agradezco a Joel Puerta, gracias a él vi al baloncesto de otra manera. Así pude convertirme en un jugador profesional.